Después de ver estas imágenes queda demostrado que el mejor amigo del hombre es el perro. Y claro ejemplo de ello son las mascotas de nuestras celebrities.

Siempre están cerca de ellos, saben todos sus secretos y nunca se enfadan con sus dueños. Los perros han demostrado con creces que son sus mayores confesores y que, pase lo que pase, siempre van a estar ahí.

Sin embargo, no podrían ser unas buenas celebrities sino tuvieran una mascota a la que pasear y a la que vestir con sus modelitos más chic. Por ese motivo les ponen abriguitos que les hacen más parecidos a sus dueños y derrochan glamour por donde pasan como el perrito de Paris Hilton o el de Hugh Jackman. Otros famosos prefieren hacer deporte con ellos, como hace Kellan Lutz o Joe Jonas, o simplemente a pasear como Orlando Blomm o Ashley Tidsale.

Pero hay de todo, otras estrellas les llevan en brazos como si fueran bebés como las actrices Ashley Olsen o Drew Barrymore. Pero al fin y al cabo da igual que sean gordos, flacos, feos, guapos, grandes o pequeños... nuestras celebrities no pueden vivir sin ellos.