Menuda cara se nos quedó al enterarnos de que para salir con la mismísima Britney Spears tienes que firmar un contrato. Sí, sí, según informan diferentes medios internacionales, el padre de Britney y tutor oficial de la cantante, Jamie Spears, hizo firmar un contrato de confidencialidad a  su nuevo novio, Charlie Ebersol.

Pero la cantante no es la única que se somete a este tipo de cosas para proteger su intimidad sino que son muchos los casos que se dan dentro del panorama celebritero. Jennifer Lopez también es un buen ejemplo ya que, como Britney, obliga a sus novios a firmar un contrato de confidencialidad, al igual que la mismísima Kris Jenner, cuyo contrato obliga  a la otra persona a no develar secretos familiares.

Los actores Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, por ejemplo, acordaron antes de su boda que si algún día decidieran separarse, Catherine recibiría un millón de dólares por cada año de matrimonio. Algo parecido a lo que ocurrió con el también actor Tom Cruise cuyo  acuerdo prenupcial estipulaba que, en caso de divorcio, le pagaría a Katie Holmes 3 millones de dólares por cada año juntos.

Pero no podemos hablar de este tipo de acuerdos sin hacer referencia a Madonna. Y es que para estar con la reina del pop debes firmar un contrato en el que tienes prohibido gritar, se te obliga a dedicar varias horas a la semana en la lectura de la Cábala y a dedicar tiempo a las relaciones sexuales. ¡Muy fuerte!

Beyoncé, Charlie Sheen y Denise Richards, Nicole Kidman, Katy Perry,  Prince Jackson… ¡No te pierdas nuestro particular recorrido por los contratos de pareja más curiosos de los famosos!