Jennifer Lawrence y Cooke Maroney ya podrían haber pasado por el altar, o eso han asegurado diversas fuentes a la revista Page Six tras ver a la pareja este lunes en la oficina matrimonial. La actriz y su chico estaban acompañados de dos guardias de seguridad, un fotógrafo y otro amigo, por lo que la boda se habría llevado aparte de totalmente en secreto, en la más estricta intimidad. Tanto, que ningún familiar de los novios estuvo presente en su gran día.

Después de comprometerse hace siete meses con una cena lujosa de celebración, tal y como aseguraba la revista People, parece que los novios ya se han animado a dar el paso. "Era un diamante enorme. Parece que lo estaban celebrando y la gente hablaba de ello. El anillo era llamativo. Estaban sentados en una esquina y ella llevaba un vestido negro", aseguraba en su momento una testigo de la pedida.

Jennifer Lawrence y Cooke Maroney | Gtres

Parece que casarse a escondidas se ha vuelto una moda entre las celebrities, tal y como pudimos comprobar también en el caso de Joe Jonas y Sophie Turner, que se casaron en una boda improvisada en Las Vegas. O también como ocurrió con Justin Bieber y Hailey Baldwin, quienes oficializaron su matrimonio cuando la modelo cambió su apellido por el de su marido en redes sociales.

Seguro que te interesa...

El espectacular vestido que Jennifer Lawrence ha llevado en su fiesta de compromiso