Su dulce carita, esos ojazos azules y la pedazo de sonrisa que se gasta conquista a cualquiera. Todo un cúmulo de cualidades que le han convertido en uno de los solteros más deseados de la gran pantalla. Taylor Swift o Reese Witherspoon son sólo dos de las chicas a las que ha vuelto loquitas, pero estamos seguros que la lista es inmensa.

Pero ese encanto no es nuevo, sino que Jake ya conquistaba en su más tierna infancia. No sabemos cómo se le daba en la guarde, pero delante de una cámara era un seductor nato con tan sólo once años. Así lo hemos comprobado en estas imágenes del estreno de una de sus primeras películas, en 1991.

De forma muy 'redicha', para la edad que tenía, el pequeño Jake Gyllenhaal cuenta cómo ha sido su experiencia y las oportunidades que, ya por entonces, le salían como actor. La misma sonrisa, los mismos gestos... Jake ya era un auténtico conquistador hace veinte años.