Después de semanas de rumores, finalmente se ha confirmado que Irina Shayk y Bradley Cooper han roto.

La pareja se ha dicho adiós después de cuatro años de relación y una hija en común.

Una noticia que ha dejado a todos completamente sorprendidos, y aunque de momento se desconoce cuál ha sido el detonante de su ruptura, aunque muchos apuntan a la cantante Lady Gaga como culpable, de momento no se conocen más detalles.

Lo que sí ha publicado el portal de noticias US Weekly, es que a pesar de su ruptura, la modelo rusa y el actor siguen viviendo juntos: "Se separaron, pero ella todavía se queda en su casa por ahora. Es complicado debido a la niña".

Y es que tal y como publica People, la expareja ya habría comenzado con los trámites necesarios para tratar la custodia de su hija Lea De Seine.

Recientemente la modelo era fotografiada con gesto serio tras conocerse la noticia.