Después de pasar este febrero por quirófano donde le extirparon el útero y el cérvix tras sufrir una histerectomía total, Lena Dunham vuelve a pasar por quirófano para que le quitasen el ovario izquierdo.

Era la propia actriz quien comunicaba la noticia a través de sus redes sociales publicando una imagen de lo más real tras pasar por quirófano: "Ayer me sometí a una operación de dos horas para que me quitaran el ovario izquierdo, que estaba encapsulado en tejido cicatrizal y fibroso que se unía a mi intestino y presionaba varios nervios, convirtiendo casi en imposibles tareas como caminar o hacer pis. A lo largo del último mes había ido empeorando más y más", escribía junto a la publicación de Instagram.