El pasado fin de semana se celebraron mil fiestas de Halloween, y a una de ellas acudió Hilary Duff junto a su nuevo novio. Jason Walsh. Los dos estaban muy felices y emocionados ante tal acontecimiento, ya que suponía además su presentación oficial como pareja ante los medios.

Pero su sonrisa se vio truncada cuando los seguidores se le echaron encima al ver los disfraces que llevaban: él de nativo norteamericano, ella de peregrina nativa. Ninguno de los dos pensó en que estaban ofendiendo a nadie y más tarde tuvieron que pedir disculpas a través de sus respectivos perfiles en las redes sociales.

“Estoy tan apenada con las persona que ofendí con mi traje”, escribía Hilary. “No lo pensé correctamente, y realmente lo siento desde el fondo de mi corazón”, seguía diciendo la artista.

Un caso parecido al que le pasó el año pasado al marido de Elsa Pataky, el guapísimo Chris Hemsworth, cuando para la fiesta de fin de año se vestía de ‘Llanero Solitario’ y posteriormente era atacado por su atuendo.