El hijo mayor de Michael Douglas, Cameron, ha salido de prisión tras cumplir una condena de casi siete años por drogas.

Cameron ha abandona el centro correccional de Cumberland (Meryland) con 37 años después de haber conseguido la libertad por su buen comportamiento. El hijo de Douglas tendrá que cumplir lo que le queda de condena en un centro de alojamiento especial.

Según revela el medio New York Times, Cameron podría planear escribir sus memorias en la que hablará sobre toda esta traumática experiencia.