En muchas casos el amor no es para siempre pero aunque el amor no dure la amistad si puede hacerlo. Así, muchas de nuestras celebrities después de mantener una bonita, o no, relación con alguno de sus ex han podido olvidar aquello que hizo que rompieran su compromiso y mantener un vínculo amistoso con ellos.

Este es el caso de Heidi Klum y Seal quienes han encontrado la armonía después de su divorcio en 2012. Trass de siete años de matrimonio y tres hijos juntos, la pareja tuvo una mala racha cuando Heidi comenzó a salir con su guardaespaldas, Martin Kristen. Después de algunos momentos difíciles ambos han sabido lidiar con esos problemas y actualmente mantienen una buena relación. Así es habitual verlos juntos con sus hijos y despidiéndose de forma cariñosa.

Desde que se hizo pública la separación entre Miranda Kerr y Orlando Bloom en 2013 muchas han sido las ocasiones en las que se les ha visto en Nueva York juntos sonriendo, charlando, e incluso besándose en la mejilla. Cuando un periodista le preguntó a Orlando si eran amigos, dijo, "No somos amigos. Somos una familia".

Algo parecido les pasó a Demi Lovato y Joe Jonas tras romper en 2013 la cantante dijo: “nosotros siempre vamos a ser amigos”.

Otra de las parejas que mejor se llevan después de acabar su relación son Gwyneth Paltrow y Chris Martin quienes se van incluso de vacaciones juntos con sus hijos.

Un ejemplo en esto de llevarse bien con tu ex es el de Demi Moore y Bruce Willes la pareja se casó en 1987 y se divorció en el 2000, pero siempre han sido grandes amigos, tanto que él acudió incluso a la boda de ella con Ashton Kutcher en el 2005, lago que la actriz no ha podido volver a hacer con Ashton.

Otro caso sorprendente es el de los mediáticos Kriss Jenner y Caitlyn Jenner, Bruce cuando estaba casado con la madre de las Kardashian. Y es que después de 22 años de matrimonio y dos hijas el cambio de sexo de Caitlyn no ha impedido que ambos sigan siendo una gran familia.