Halle Berry y Olivier Martínez podrían llegar a un acuerdo y darse otra oportunidad. La pareja ha paralizado su divorcio tras recibir un ultimátum (documento legal) en el que se les pedía que hicieran algo para divorciarse o que se desestimaría el caso, según ha informado el portal de noticias TMZ.

El matrimonio mantenía una dura batalla legal en la que ambos pretendían conseguir la custodia de su hijo en común, Maceo. Según fuentes cercanas a ambos: "Halle y Olivier no están manteniendo una carrera para ver si consiguen rápido el divorcio. Están bien casados".

Estas mismas fuentes aseguran que la actriz que dio vida a 'Catwoman' no está convencida de querer separarse del actor francés, ya que piensa que si él controla su ira, se plantearía volver con él porque lo suyo podría funcionar.

Los problemas del carácter tan fuerte que caracteriza a Martínez se han hecho evidentes en más de una ocasión: cuando se peleó con un empleado del aeropuerto de Los Ángeles y cuando partió la cara al ex de Halle, Gabriel Aubry.

Hay otras razones por las que no se han separado todavía: ambos están muy implicados en la educación de su hijo Maceo, de 3 años de edad y de Nahla, de 8. Aunque Olivier no es el padre de la niña, todavía está muy involucrado en su vida.