Después de que el entorno de Kim Kardashian asegurase que el conserje del hotel era uno de los principales sospechosos del robo que sufrió por la extraña actitud que mantuvo durante el asalto, Abdulrahman ha roto su silencio y ha ofrecido su versión de los hechos.

"No había ningún tipo de seguridad en el hotel, y a nadie le importaba. En algún momento esto iba a pasar. Al hotel no le importaba la seguridad. Se les dijo hace varios años: 'tenéis que poner una cámara, un sistema de seguridad, otro tipo de llaves'. Nada estaba protegido, no había seguridad real", revelaba Abdulrahman en una entrevista concedida al Daily Mail.

El conserje asegura que lleva seis años avisando al hotel del peligro en el que se encuentran los clientes ya que el código de seguridad de la puerta de entrada lleva sin modificarse desde 2010 por lo que no es raro que la gente lo sepa.

Abdulrahman ha informado además que está pensando en tomar medidas legales contra el hotel en el que se jugó la vida, y es que solo estaba él de guardia para las once suites en las que suelen alojarse famosos conocidos mundialmente.