Selena Gomez sabe cómo recuperarse de una ruptura. La cantante disfruta de unos días de desconexión en Australia poco después de que romper con Justin Bieber. Pese a que parecían inseparables, la pareja tomaba caminos separados; y mientras que algunos apuntan que Justin no consigue superar esta nueva separación, Selena sigue adelante con su vida.

Aprovechando que se encuentra en la ciudad de Sídney por trabajo, Selena se ha escapado con sus amigas para disfrutar del mar y el buen tiempo. La cantante ha sido fotografiada surcando las olas a bordo de un yate donde aparece tomando el sol y leyendo un libro.

En las imágenes, Selena luce un bikini en las que se puede observar su más que envidiable figura, y en las que además se aprecia la cicatriz que le ha dejado la cirugía a la que se sometió para su trasplante de riñón. La cicatriz, que se encuentra en la parte interior de su pierna, es fruto de la complicación que sufrió horas después de la intervención en las que por culpa de un fallo en una vena, momento en el que estuvo a punto de morir.

Para la actriz estos últimos meses no han sido fáciles, pero como se puede observar en la fotografías parece que las cosas se están arreglando para Selena, y que sus problemas con Justin parecen ser ya una cosa del pasado.