Jennifer Aniston y Justin Theroux han querido abrir las puertas de su impresionante mansión en Bel Air a la revista Architectural Digest. El matrimonio está muy orgulloso de la su espectacular vivienda, donde celebraron su boda en 2015.

La pareja la adquirió por 21 millones de dólares en 2011 y fue diseñada por el arquitecto Quincy Jones. La actriz estuvo implicada de lleno en todo el diseño de interiores y en la estructura de su residencia, de hecho confesaba a la publicación: “Si no fuera actriz, me gustaría ser diseñadora. Me encanta”.

Las alabanzas no han tardado en llegar, y es que la casa está decorada con un gusto exquisito que los expertos no han dudado en admirar. Fue Stephen Shadley la encargada de acondicionar cada una de las estancias y Jen se ha tomado muy en serio la distribución de su hogar, de tal forma que sus invitados se quedan impresionados cuando la visitan: “A cualquier lado que mires tienes una vista distinta. Trabajamos muy duro para conseguir que todo fluyera correctamente”.