La actriz Catherine Zeta-Jones ha sido pillada en compañía de su lindo perrito con unas pintas a las que no nos tiene acostumbrados. Aunque es habitual ver a la actriz en compañía de su mascota favorita, paseando por lujosos barrios o por verdes parques, en esta ocasión su distinguido can no estaba por la labor de colaborar.

Al parecer Fígaro, que así es como se llama el perro de los Douglas, no quería ser visto en público, y mucho menos con los atuendos que Catherine salía a la calle. Cuando uno se acostumbra a vestidos de firma y tacones de vértigo... un chándal puede hacer daño a la vista, pero por mucho que desagrade la ropa deportiva al pequeño Douglas no es eso lo que le ha hecho enrabietar.

La mujer de Douglas tira y tira de su perrito pero éste, por motivos desconocidos, no quiere entrar en el lujoso Jaguar; quizás nuestra celebrity esconda en el interior de su vehículo algo que al perrito le desagrade o quizá las vestimendas de Catherine le hayan causado daños irreversibles. Una mascota con tanta clase no puede acompañar a su dueña en vehículos tan lujosos si los viajeros lucen con tan poco estilo.