Las damas de honor junto a la novia

Ya sabemos lo muy enamorada que está Eva Longoria de nuestro país, de hecho más de una vez ha asistido a la gala The Global Gift de Marbella como anfitriona de lujo.

Pero en esta ocasión no era ella la protagonista, aunque no pudo evitar acaparar todos los flashes. Y es que la conocodísima actriz ejerció de dama de honor de la boda de una de sus mejores amigas, Alina, con el bailaor de flamenco Manuel Gutiérrez Cabello.

Para la ocasión Eva vistió el mismo vestido que el resto de damas: palabra de honor en azul clarito y cinturón de pedrería. De hecho, todas se quitaron los zapatos y caminaron descalzas para mayor comodidad por las empedradas calles de la ciudad andaluza.

Además, los cordobeses pudieron disfrutar de la simpatía de Longoria que no dudó en firmar autógrafos y echarse fotos con sus fans, ya que horas antes del enlace aprovechó para hacer turismo y prueba de ello es el vídeo que subió a su Instagram en el que mostraba el interior de la Mezquita.