Nicolas Cage es conocido por ser un gran actor, aunque también por la polémica vida que lleva tras las cámaras. El actor ha sido protagonista de numerosos escándalos en los que muchas veces interviene también el alcohol.

Y esa parece ser la causa de su última locura, una boda 'express' en las Vegas con su chica del momento, Erika Koike. Un matrimonio que ha durado cuatro días, tras los cuales Cage pidió la anulación inmediata.

Sin embargo, el incidente podría traer repercusiones importantes para él, ya que ahora su ex esposa pide una indemnización por el daño a su reputación.

Según los testigos, el día de la boda el actor estaba tan borracho que ni sabía lo que hacía y solo se dedicaba a soltar incoherencias. "Se quiere quedar con mi dinero. ¡Ella se quiere quedar con todo mi dinero!", afirman que gritaba.

Parece que Cage tenía algo de razón en lo que decía, porque ahora tendrá que pagar por su noche loca en la Vegas.