Drew Barrymore ha vuelto a hablar de lo difícil que fue su infancia y adolescencia. Esta no es la primera vez que la actriz de Hollywood habla de su adicción al alcohol y a la cocaína antes de cumplir los 12 años. Pero ahora ha confesado cómo estas terribles experiencias han marcado su vida y cómo, lógicamente, condicionan sus decisiones.

Ahora la actriz sabe lo que le conviene y lo que no, y en una entrevista para la edición británica de la revista Glamour confesó cómo sus anteriores adicciones han hecho que nunca se someta a una operación de cirugía estética. "Nunca he probado la heroína y tampoco quiero probar la cirugía estética porque creo que ambos son pendientes resbaladizas. Siento que si probase alguna de las dos cosas, estaría muerta muy pronto", dijo muy clara.

"Hemos ido demasiado lejos con todo, sobre todo cuando la gente que es tan joven está haciendo estas cosas. Creo que cumplir años es un privilegio. Se trata de hacerlo con gracia, humor, amor propio y respecto hacia todo el proceso. Y eso siempre ha sido importante para mí", asegura Drew.