Tras pasar por el altar en abril de 2015, Nikki Reed e Ian Somerhalder serán papás este mes. Pero nada podremos saber del nacimiento del pequeño ya que la pareja ha decidido permanecer alejada de los medios durante el primer año de vida de su hijo.

Nikki e Ian prefieren dedicarle todo el tiempo del mundo al bebé y por eso, permanecerán en el anonimato. Nada sabremos de la feliz pareja por un tiempo, ni teléfonos ni visitas.

En una reciente entrevista a una revista americana, la actriz asegura estar feliz de esperar su primer hijo junto al hombre que quiere. Por su lado, Ian está muy orgulloso de ser papá junto a la actriz y confiesa que "le sienta genial estar embarazada".

Sin embargo, el embarazo no ha impedido a la actriz seguir con su propia campaña de ropa sostenible. Es una mujer de negocios y sabe compaginar a la perfección su trabajo con su familia. Los dos están viviendo la mejor etapa de sus vidas y ya sea niño o niña, la actriz asegura que será feliz de cualquier manera.