Este pasado viernes, el que fuese una de las mayores estrellas de Nickelodeon, Drake Bell, fue detenido y condenado a pasar 98 horas en prisión tras ser detenido en dos ocasiones por conducir bajo los efectos del alcohol.

Pero tras permanecer solo dos días bajo custodia, el actor ha sido puesto en libertad por mantener en todo momento un comportamiento impecable.

Según informa el portal de noticias TMZ, el juez que instruye el caso ha concedido al conocido actor la libertad condicional a la que estará sujeta durante cuatro años. Tiempo durante el cual no puede cometer ningún delito, además, tendrá que acudir a un programa de desintoxicación para intentar acabar con su problema con las bebidas alcohólicas.