El pasado sábado la actriz Olivia Wilde celebraba su 34 cumpleaños rodeada de su familia. Un día muy especial que quiso compartir con sus seguidores a través de las redes sociales. "¿Qué podría pedir para este 34 cumpleaños? Simplemente salud y felicidad infinita para estos mágicos maníacos. Gracias, gracias, gracia, un millón de gracias", escribía la interprete junto a una fotografía en la que aparece junto a su familia.

Sin embargo, algo terrible le estropeó el cumpleaños a la actriz. Su perro Paco falleció aquella misma noche, un duro golpe que ha dejado a Olivia destrozada.

"Ayer por la noche perdí a mi mejor amigo. Paco era amable, sabio, dulce y cariñoso. Podría publicar un millón de fotos de nuestras aventuras. Éstas me recuerdan cómo me hacía sentir en paz. Mi corazón está destrozado ahora mismo. Lo único que puedo pediros es que consideréis la opción de adoptar una mascota y que lo améis con todas vuestras fuerzas…", escribía la actriz junto a unas preciosas imágenes donde se despide de su gran amigo.

Además ha aprovechado la ocasión para agradecer públicamente a todos aquellos que durante años le han dedicado palabras bonitas a su amigo a través de las redes sociales pues Paco había conquistado el corazón de los seguidores de Olivia.