La madrugada del lunes será difícil de olvidar para Kim Kardashian, que vio como le robaban numerosas joyas y objetos de valor mientras era atracada a punta de pistola.

La celebrity se encontraba durmiendo en el apartamento de lujo en el que suele alojarse en París cuando un grupo de cinco personas disfrazada de policía irrumpieron en el piso para robarle a punta de pistola las joyas y objetos de valor, valorados entre 9 y 16 millones.

Según ha publicado TMZ, Kim se encontraba durmiendo en la cama cuando se despertó al oír a los ladrones subiendo por las escaleras del apartamento. No le dio tiempo a llamar a nadie, le arrebataron el móvil, la sacaron de la cama, le ataron con bridas y la metieron en la lujosa bañera de mármol del apartamento. El robo no llegó a durar ni seis minutos.

Según Kim: “Creí que iba a ser violada”, y contó a la policía que no entendía muy bien lo que decían los atracadores porque hablaban todo el rato en francés, pero sí que pudo entender que hablaban de un anillo, seguramente del que Lorraine Schwartz creó por petición de Kanye, que estaba compuesto por una esmeralda de 20 quilates y valorado en 4 millones de euros.

Tras realizar una completa declaración a la policía en París, Kim regresó a Nueva York junto a su marido: “Se encuentra muy aturdida pero físicamente indemne”, ha asegurado su portavoz.