Francia Raisa no lo ha pasado bien después de que le donara uno de sus riñones a su famosa amiga Selena Gomez. La actriz que pasó por por un calvario después de la operación, en la incluso estuvo más de dos meses sin poder moverse, confiesa que tanto ella como Selena han pasado por una depresión, y que la operación no solo las afectó de forma física sino también mental.

Francia cuenta en la entrevista con W Magazine que antes de la operación habló con una trabajadora social que la advirtió que el proceso iba a ser duro, y que sería diferente la recuperación del donante respecto de la persona que recibe el órgano. Según explica Raisa, para el donante es más difícil porque pierde algo que no necesita perder. Y aunque Selena se recuperó antes que Francia, su amiga contó que la actriz estuvo a punto de morir después de la intervención.

Además de contar las secuelas emocionales, Raisa enseña en el vídeo la cicatriz en el abdomen que le ha dejado la operación. Sobre ella dice: "No tienes que avergonzarte, las cicatrices son parte de tu historia, te hacen especial y diferente".