Demi Moore fue demandada el año pasado por la muerte de un joven de 21 años que falleció en su piscina privada en julio de 2015. Los padres del joven acusaron a Demi como responsable de la muerte de su hijo debido a que la piscina no contaba con las medidas de seguridad mínimas.

Ya se conoció que la familia exigió 25.000 dólares por daños y perjuicios, pero parece que la situación ha dado un vuelco. Meses después, la actriz y los padres de Edenilson Valle han llegado a un acuerdo para terminar con el asunto.

Según ha informado el portal de noticias TMZ, se habría tratado de un acuerdo extrajudicial en el que ambas partes habrían exigido que el tribunal deniegue el suceso: "Las dos partes han llegado a un acuerdo y solicitan a la corte que desestime finalmente el caso".