Demi Moore ha sido demanda debido a la muerte de un joven de 21 años que perdió la vida en la piscina de su residencia de Beverly Hills en julio del 2015. El suceso ocurrió cuando la actriz se encontraba fuera de su domicilio y decidió dejar a cargo a una persona de confianza que acabó organizando una fiesta sin el consentimiento de la artista.

La fiesta terminó con el joven Edenilson Valle ahogado en la piscina de Demi. Según la investigación policial, en la fiesta se consumieron grandes cantidades de alcohol y la mayoría de los invitados aseguraron que no se dieron cuenta de que el joven cayó en la piscina. Además del alcohol, la temperatura de la piscina que estaba a 38 grados también pudo afectar a Valle.

Tras dos años de su muerte, la actriz se había mantenido al margen y no había sido demandada hasta ahora, ya que los padres de Valle han insistido en incluirla como propietaria de la piscina. Según el abogado de la acusación, no había ningún tipo de marca o señal que indicara la profundidad de la piscina o que avisara de las rocas que la rodeaban y que eran un peligro por posibles tropiezos y caídas.