La alfombra roja de Royal Opera House británica se llenó de estrellas en la entrega de los Premios Bafta 2015, que otorga la Academia británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión, y que supone la antesala de los Oscar.

En una fría noche londinense dedicada al cine, Julianne Moore brilló con un vestido de terciopelo rojo de escote de vértigo de Tom Ford, así como Amy Adams, que apostó por un elegante vestido blanco ceñido de Lanvin con cinturón joya.

La ganadora de la velada en cuanto al estilo fue Reese Witherspoon, que no consiguió el premio de mejor actriz, pero si fue el centro de todas las miradas con su elegante y sexy vestido morado, de espectacular escote de Stella McCartney. Keira Knightley, otra de las 'perdedoras' de la noche, disimuló su embarazo con un diseño muy original, con falda amplia de gasa y flores, de Giambattista Valli Couture. ​

Otros conocidos actores norteamericanos se dejaron ver por la alfombra roja, como Edward Norton, que lució un esmoquín negro de Calvin Klein, y también pudimos ver a David Beckham, Luke Evans, Eddie Redmayne o Sam Claflin.