La alfombra roja brilló en todo su esplendor en Los Ángeles para celebrar, un año más, la tradicional Gala LACMA a la que, por supuesto, no pueden faltar un buen puñado de celebrities.

Así pudimos ver a Saoirse Ronan, Salma Hayek y Rosie Huntington Whiteley vestidas de rosa, que fue el color de la noche.

Por el mostaza optaron Dakota Johnson y Chloé Sevigny: la primera con romántico vestido de manga larga con gran lazada al cuello, y la segunda con un original diseño con llamativos dibujos.

El negro fue la opción de Kim Kardashian, que lució barriguita entre las sexys transparencias de su mono de encaje. Este color también los vistió Reese Whiterspoon, con un sencillo elegante palabra de honor.

Gwyneth Paltrow y Diane Kruger fueron las más arriesgadas de la noche: Gwyneth con vestido en verde con volantes verticales, y Diane con un  conjunto en tonos azules de cuerpo asimétrico y pantalón.