La gala de los Premios Grammy es una de las más especiales del año, no sólo para el panorama musical internacional sino por las celebrities que suelen acudir al evento. Este año ha sido Camila Cabello quien ha aprovechado sus minutos en el escenario para reivindicar una causa muy importante.

La antigua integrante de Fifth Harmony quiso aprovechar su discurso para mostrar su desacuerdo contra la política de inmigración del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump. La cantante quiso salir en defensa de esos 'dreamers', soñadores, que viajan a los EEUU en busca del sueño de una vida mejor.

Y qué mejor manera de mostrar su compromiso con esta causa que contando su historia personal relativa a la inmigración. Aseguró que ella es una inmigrante cubana-mexicana y que está muy orgullosa de sus raíces. Al parecer y al igual que otros muchos inmigrantes, sus padres llegaron a los EEUU sin nada de dinero en el bolsillo y consiguieron salir adelante gracias a su esfuerzo y trabajo. "Ahora estoy de pie, frente a ustedes, en el escenario de los Grammy en la ciudad de Nueva York", decía la cantante.

Camila señala que hay miles de niños indocumentados que fueron llevados a los EEUU por sus padres y que corren el riesgo de ser deportados a sus países si se aplican las medidas tomadas contra la inmigración por el gobierno de Trump. "Estos niños no pueden ser olvidados y vale la pena luchar por ellos", decía tajantemente Cabello.

Un discurso que fue muy aplaudido por el público y en especial, por Beyoncé.