Caitlyn Jenner ha sacado a la luz sus memorias bajo el título ‘Los secretos de mi vida’. A lo largo de 320 páginas el que fuera marido de Kris Jenner relata algunos capítulos de su vida que seguro no gustan nada al clan Kardashian.

Como, por ejemplo, que su cena de bodas con su primera esposa, Chrystie Crownover, fue en una McDonald’s puesto que habían reservado la suite del Holday Inn, pero llegaron tarde y hambrientos, y el servicio de habitaciones estaba cerrado.

También cuenta que Wendy Roth, la coordinadora de producción de ‘Good Morning America’, es una gran amiga con la que iba de compras para ayudarla a ocultar sus prendas femeninas. Incluso llegó a abrirse una cuesta de débito con el nombre de Roth para comprar online sin que su verdadero nombre se viera involucrado.

Caitlyn también relata que prohibió en su casa que se pronunciase el nombre de O.J Simpson porque ella estaba convencida de que era culpable, mientras que Kim y Kourtney le defendían, por la implicación de su padre, Rob Kardashian, en el caso.

Jenner cuenta además que Las Vegas era su vía de escape para poder ir vestida como una mujer y que la primera vez que acudió a un establecimiento vestida como tal fue un Starbucks de esta ciudad y que pidió una bebida: “Dios, que bien me sentí”. A ello añade que contempló el suicido después de recibir una llamada de Harvey Levin de TMZ, en el que le informaba que sabía lo de su afeitado traqueal, su comienzo hacia la transición, y temió que todo saliera a la luz. Pero finalmente pensó: “¿Por qué darle la satisfacción a Harvey y al resto?”.

A esto hay que sumar que a sus tres hijos, Burt, Brandon y Brody, no les sentó nada bien que posara para la portada de Vanity Fair: “No podían digerir que su padre saliera vestido con un bustier color crema”.

Por último, sobre su exmujer, Kris Jenner, asegura que la conoció cuando en una publicidad de un programa de televisión, el jugador de béisbol Steve Garvey y su esposa Candance le propusieron conocer a Kris, siete meses después estaban casados. Pero asegura que desde el principio su esposa sabía que le gustaba vestirse de mujer: “Le hablé a Kris de mis problemas de género incluso antes de hacer el amor con ella”. Pero le sentó fatal que más tarde, en el reality que protagoniza junto a sus hijas, lo negara.