¡No todo es oro lo que reluce en el mundo de la fama! El mejor ejemplo lo tienes en Emma Watson. La actriz que alcanzó la fama siendo una niña gracias a su personaje de Hermione en 'Harry Potter'.

La actriz siempre ha demostrado ser una amante de los estudios (en 2014 se graduó en Literatura Inglesa), y la escuela donde acudía de niña tenía claro que su fama no tenía que afectar a sus estudios por lo que decidió emitir una advertencia al resto de los alumnos del colegio.

El compañero que se acercara a Watson por su fama o para pedirle un autógrafo sería amonestado directamente teniendo como tope tres advertencias.

"Por supuesto si eras su amiga podías hablar con ella, pero nadie tenía permitido acercarse y pedirle un autógrafo", ha contado una exestudiante al periódico estudiantil The Tab.

"Recuerdo que nos advirtieron formalmente, y estábamos bastante asustados en poder tener un punto de castigo. En ese momento habría sido demasiado embarazoso", revelaba otro estudiante.