La familia de Clint Eastwood es de las más grandes de Hollywood siendo siete hermanos de los cuales cinco son de diferente madre. Sin embargo, hace poco salió a la luz existía una octava hermana, Laurie Murray, de 64 años, que había sido dada en adopción por su madre, persona que se mantiene en el anonimato.

La existencia de Laurie ya se conocía de antes por el biógrafo del artista, Patrick McGilligan. Según cuenta, nació de una relación entre el actor con una mujer de Seattle, cuando Clint estaba con su primera esposa Maggie Johnson. Una vez que la historia de amor terminó, la mujer se enteró que estaba embarazada y tomó la decisión, sin decirle nada a Eastwood, de dar el bebé en adopción.

Murray, una vez que cumplió los 34 años, decidió buscar a su padre. “Laurie estaba muy interesada en descubrir quiénes eran sus padres, por lo que contrató a alguien para que la ayudara”, confirma una fuente cercana a la familia a The Daily Mail. Cuando la mujer se enteró de que su padre era una de las grandes estrellas de Hollywood, lo buscó y se presentó ante él. “Obviamente fue un shock para Laurie, pero creo que Clint fue muy receptivo hacia ella y hacia su situación”, añade la fuente.

Fue el pasado lunes cuando el gran secreto salió a la luz y el actor californiano decidió presentar al mundo a su octava hija en la premiere de ‘The mule’, acto en el que también estuvieron presente sus otro siete hijos, un momento que decidieron retratar para siempre sacándose una foto todos juntos. “Los ocho juntos. Cómo amo a mis hermano y hermanas”, escribió Francesa, una de las hermanas en su cuenta de Instagram