Celebrities » Hollywood

CONFIESA SENTIRSE EN LA RUINA

Charlie Sheen se niega a pagar la pensión de sus hijos porque sólo le quedan 8 millones de dólares

Charlie Sheen no está pasando su mejor momento. El actor ha pedido un cambio en la custodia de sus cuatro hijos menores porque dice no poder seguir manteniéndolos. Según Sheen está atravesando un difícil momento económico y laboral que no le permite afrontar la manutención de sus retoños.

Imagen no disponible

Atresmedia Imagen no disponible

Publicidad

| Madrid
| 03.08.2018 14:05

Charlie Sheen no disfruta de un buen momento personal, y por lo que sabemos tampoco está pasándolo muy bien en su vida laboral. El actor no ha aparecido en ningún proyecto audiovisual desde que en 2011 fue despedido fulminantemente de la serie 'Dos hombres y medio' por insultar a su creador, Chuck Lorre.

Según ha publicado la revista People, ahora el actor se ve envuelto en un proceso legal para solicitar un cambio en la custodia de sus cuatro hijos menores. ¿El motivo? Está quedándose en la ruina. La revista estadounidense ha tenido acceso a documentos judiciales en los que el actor de 52 años argumenta que no va a poder seguir manteniendo a sus retoños como le exige la ley.

En estos documentos el actor señala haber sufrido una reducción significativa de sus ingresos y afirma encontrarse en una crisis financiera extrema. Sin embargo, lo que él llama crisis extrema, no lo es tanto. Charlie Sheen tiene en su cuenta una cifra que para muchos sería una fortuna, el actor cuenta en el banco con nada más y nada menos que 8,6 millones de euros. Una cifra que a pesar de ser cuantiosa, no le basta para abarcar la lista de impagos que ha ido acumulando.

Según él, no puede seguir manteniendo a sus hijos por muchas razones, una de ellas es que no tiene forma de encontrar trabajo. Y es que, según palabras del actor, las productoras de la industria hollywoodiense le tienen en la lista negra y por eso no cuentan con él para ningún proyecto audiovisual. Y es que la vida de Charlie ha ido en decadencia. Desde que en 2011 tuvo que ser ingresado en un centro de rehabilitación, el actor no ha levantado cabeza. Sufre VIH, está sin trabajo y, según parece, ahora no va a poder seguir manteniendo a sus cuatro hijos.

Publicidad