Muchos son los actores que nos han dejado boquiabiertos en algunas películas, pero ya no sólo por su magnífica interpretación, sino por su sorprendente caracterización. Tal es el caso de John Travolta, en 'Hairspray'; del irreconocible Tom Cruise, en 'Tropic Thunder'; la australiana Nicole Kidman, que abandonó su pelirroja melena y su piel de porcelana en 'Las Horas'; o Brad Pitt en 'El curioso caso de Benjamin Button'.

Pero a veces actuar se convierte en una cuestión de peso y la estrella cede en dejar su imagen a favor del arte. Algunos han ido más lejos y han convertido su organismo en cómplice para alcanzar las características físicas de su personaje. Un esfuerzo que, en muchas ocasiones, se ha visto recompensado por un merecidísimo Óscar.

El caso más angustioso es el de Christian Bale, que adelgazó 30 kg para la película 'El Maquinista', en la que mostraba un absoluto aspecto cadavérico. Una actriz que seguramente ya se os haya venido a la mente es Reneé Zellweger, que tuvo que aumentar 14 kg en un tiempo récord para 'El diario de Bridget Jones'. Un personaje que le sirvió de tarjeta de presentación y le permitió saltar a la primera línea de Hollywood.

La espectacular Charlize Theron tuvo que abandonar su esbelta figura durante un tiempo para 'Monster', película con la que ganó un Óscar. El actor Jared Leto también modificó escandalosamente su cuerpo, sumándole a la báscula ni más ni menos que 25 kg para interpretar al asesino de John Lennon, en 'Chapter 27'.

No te pierdas la galería de fotografías de los casos más impactantes. En ella se demuestra que nuestras celebrities, aunque con muchas excentricidades, son capaces de hacer cualquier cosa por dejarse la piel en el trabajo.