Según ha comunicado el representante de Cacherine Zeta-Jones para la revista People, la actriz ha estado ingresada en un centro médico tras sufrir un trastorno bipolar. Al parecer, la mujer del también actor Michael Douglas, tomó la decisión de tratarse sus constantes cambios de actitud y humor, que se habían convertido en insorportables.

Al parecer, el continuo estrés que ha sufrido desde que se conoció el pasado mes de agosto que su esposo padecía cáncer de garganta, ha podido ser el desencadenante de su enfermedad mental. Y es que el ritmo de vida de las grandes estrellas acaba pasando factura.

Según ha informado el representante de la actriz, Catherine podría estar ya casi totalmente recuperada y con ganas de volver a trabajar en sus dos películas Playing the Field y Lay the Favorite.

"Tras lidiar con el estrés del pasado año, Catherine tomó la decisión de ingresar en un centro de salud mental, durante un breve periodo de tiempo, para recibir tratamiento y superar su trastorno bipolar", ha declarado su representante.