Caitlyn Jenner cumple ahora dos años desde que se convirtiera en mujer. Fue el 21 de abril cuando el exatleta olímpico Bruce Jenner y padre del clan Kardashian-Jenner se sentara en el plató de Diane Sawyer para confesar ante todo el mundo: “Soy una mujer”.

Ahora volverá a sentarse en ese mismo sillón, sobre todo para promocionar sus esperadas memorias, ‘The Secrets of my Life’, libro al que temen mucho tanto su exmujer como sus hijas. Y es que Caitlyn acusa directamente a Kris Jenner de haberle “empujado dentro del armario” y haberle negado su propia identidad.

Inolvidable fue su portada para Vanity Fair donde mostró por primera vez su cambio, lo que la convirtió en el personaje transexual más influyente del mundo, y todo el mundo la adoraba. Es más, su emotivo discurso en los premios EPSY fue noticia en todos los informativos y rotativos y el estreno de su reality casi supuso el desbancar el de las Kardashians.

Pero luego su figura comenzó a caer en picado. Un grave accidente de tráfico causado por el choque de su coche provocó una colisión múltiple que acabó con la muerte de una mujer. Finalmente el tribunal la dejó en libertad sin cargos al no poder probarse que condujese de forma negligente o que hubiera superado el límite de velocidad.

Pero lo peor de todo fue cuando decidió apoyar al partido republicano y a Donald Trump, el candidato menos respetuoso con el colectivo LGTB del que ella era embajadora a nivel mundial. Esto le hizo perder muchos apoyos por parte de sus seguidores, aunque cuando el actual presidente de Estados Unidos decidió revocar la normativa que prohibía a los menores transexuales utilizar los baños que se correspondían con su identidad de género, decidió publicar un vídeo para mostrar su disconformidad y así congratularse con los apoyos que había perdido.