Malas noticias para Brad Pitt. El actor se va a tener que enfrentar a un pago de medio millón de euros por una de las reformas que él y Angelina Jolie hicieron en su castillo de Francia, Château Miraval. Fue este el lugar elegido por la pareja para celebrar su enlace matrimonial que, lamentablemente, ha acabado en separación.

Cuando los actores decidieron poner punto y final a su matrimonio, también pensaron que lo mejor era poner su castillo a la venta por un valor de 60 millones de euros, por lo que se llevaron a cabo varias reformas. Pero al cabo del tiempo la pareja tomó la decisión de mantenerlo como una inversión.

Ha sido ahora cuando una diseñadora de interiores, Odile Soudant, ha desvelado que se ha enfrentado a Brangelina por no haberle pagado lo debido por su trabajo. Según ha contado ha trabajado todo este tiempo sin contrato y al principio el actor le pagaba todos los meses a tiempo, pero llegó un punto en que dejó de hacerlo hasta que se vio obligada a que tomar medidas legales.

Durante una entrevista al diario francés Libération, la diseñadora confesó que un juez de París les había ordenado a los actores pagar un total de 565.000 euros. El motivo de este pago es el daño que han hecho a la reputación de la empresa de diseño,aunque Soudant sigue intentando que la reconozcan legalmente como la responsable de iluminar cuatro edificios de la propiedad.

Otro lío judicial más al que la pareja va a tener que hacer frente…