Brad Pitt se ha sometido a una prueba de drogas por su propio pie (nadie se lo exigió) en un intento de demostrar que son falsas las acusaciones que señalan que es adicto al alcohol y a la marihuana.

El resultado de los análisis de orina todavía no se ha conocido, según informa el portal de noticias TMZ. Sin embargo, parece que el actor hollywoodense no tiene nada que ocultar y quiere seguir manteniendo su reputación como padre y buen marido.

Desde que conocimos la noticia del divorcio entre Pitt y Angelina Jolie, muchos temas escabrosos han rondado cerca del exmatrimonio: que si las adicciones de él, los supuestos malos tratos a sus hijos y la pelea con su hijo mayor, Maddox, o el pasado oscuro de Jolie.

No obstante, "Brad ha sido entrevistado y está cooperando plenamente. El caso sigue abierto", dijo una fuente cercana al intérprete a la revista People. También ha confirmado al citado medio que el de 52 años no llegó a golpear a su hijo, sino que le agarró de los hombros.

La lucha por conseguir la custodia de los seis niños no cesa y parece que ni Angelina, ni Brad, van a dejar de hacer todo lo que esté en sus manos por conseguir quedarse con los pequeños.