Angelina Jolie y Brad Pitt ponían fin en 2016 y de forma inesperada a uno de los matrimonios más consolidados de Hollywood. Mientras parecía que su historia de amor era digna de un cuento de hadas, la realidad que escondía su relación dejaba mucho que desear.

Las constantes peleas y los problemas de alcohol de Pitt dieron el golpe de gracia a una unión que podría haber estado destinada al fracaso desde sus comienzos. Y es que según acaban de revelar fuentes cercanas a la pareja a la revista Us Weekly, Angelina nunca quiso casarse, y si lo hizo fue presionada por Brad.

Un precioso vestido de Versace, diseñado exclusivamente para ella, y que contenía dibujos de sus hijos, además de las románticas imágenes tomadas en su casa del sur de Francia, crearon una falsa ilusión de felicidad que estaba muy lejos de ser real.

Puede que su relación siempre fuera algo convulsa, ya que recordemos que comenzó a raíz de una de las infidelidades más públicas de todos los tiempos, y es que cuando Brad conoció a Angie, él ya estaba casado con Jennifer Aniston.

Seguro que te interesa...

Sorprende lo mucho que han crecido los hijos de Brad Pitt y Angelina Jolie en este posado con su madre