Brad Pitt y Angelina Jolie han tomado una decisión que ha sorprendido a todo el mundo: han paralizado su proceso de divorcio. Tal y como indican varias fuentes cercanas a la pareja a la revista US Weekly, podrían darse una segunda oportunidad próximamente.

“Angelina todavía sigue enamorada de Brad”, asegura una de esas fuentes. Pero este no es el motivo por el que la actriz estaría dispuesta a empezar de nuevo. El verdadero motivo es que Brad reconociera en la revista GQ que tenía problemas con el alcohol y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para superar ese problema.

“Ella estaría dispuesta a retomar la relación si él le demuestra que lo que dijo es verdad y que está comprometido a cuidar a su familia”, dice un amigo de Angelina. Y añade: “Claro que antes él tendría que probar que ya no bebe ni una gota y que también quiere volver. En cualquier caso, él sabe que tenía un problema. Que lo reconociera es todo lo que ella quería.

De ahí que desde US Weekly se dé prácticamente por hecha la reconciliación: “No sería ninguna sorpresa que ambos anunciaran que cancelan el proceso de divorcio porque están intentando hacer que las cosas funcionen otra vez”.