Aunque no son muy dados a cantar su amor a los cuatro vientos a través de las redes sociales, lo cierto es que cada vez que lo hacen nos encantan.

Y es que Instagram ha sido testigo de la fiesta sorpresa que Blake Lively le preparó a Ryan Reynolds por su 40 cumpleaños. Una celebración de lo más especial ya que el lugar escogido fue un restaurante japonés en el que, tal y como indica la actriz, se enamoró de su marido.

Entre serpentinas, globos y narices de conejo, la pareja ha festejado que el intérprete ha cumplido un año más. Eso sí, no han faltado las palabras cargadas de ‘love’ así como los agradecimientos a través de sus perfiles. ¡Pero qué monos!