Las cosas se están poniendo feas para Rob Kardashian y Blac Chyna. Después de revelarse que la pareja está siendo investigada por el Departamento de Servicios para la Infancia y Familias de Los Ángeles por las condiciones en las que podría estar viviendo su hija Dream tras las tremendas broncas y los escándalos que han protagonizado, parece que una reconciliación entre ellos es completamente imposible.

Ahora Chyna disfruta de las fiestas y del nuevo caché que le ha dado convertirse en la madre de una nueva integrante del clan más famoso del mundo.

Recientemente, Chyna compartió evento con el conocido como el preso más guapo del mundo, Jeremy Meeks, con quien se fotografió y lo compartió a través de su cuenta personal de Snapchat.

Blac Chyna y Jeremy Meeks | Snapchat