Si pensabas que quedaba alguna posibilidad de que Ben Affleck y Jennifer Garner volviesen a estar juntos, parece que vas a tener que borrarlo de tu lista de posibles porque la pareja ha decidido solicitar oficialmente el divorcio.

Después de casi dos años desde que se hiciese pública su separación, Affleck y Garner han presentado este jueves los papeles de divorcio en el tribunal Superior de Los Ángeles.

Según publica TMZ, en sus respectivas demandas, ambos solicitan la custodia de los tres hijos que tienen en común (Violet Anne, de 11 años, Seraphina Rose Elisabeth, de 8, y Samuel, de 5); además, la expareja de actores tendrá que repartirse los beneficios generados durante su matrimonio a partes iguales, ya que no firmaron ningún acuerdo prenupcial.

Un proceso que podría durar hasta seis meses, aunque según People, se espera que sea lo más amigable posible por el bien de sus hijos.