Paul Walker y su hija Meadow

Hace casi dos años que Paul Walker, el conocido actor de la mítica saga ‘Fast & Furious’, perdía la vida en un accidente de tráfico. Ahora su hija, Meadow Walker, ha interpuesto una demanda contra Porsche ya que, según esta, la compañía conocía la inestabilidad de este modelo y las graves consecuencias del diseño de los cinturones de seguridad en caso de accidente. De hecho, según asegura Meadow en la demanda, “de no presentar estos defectos el coche, Paul Walker seguiría vivo hoy”.

La joven de 15 años mantenía una estrecha relación con su padre, pese a que hasta dos años antes de la muerte vivía con su madre en Hawaii. Después se mudó con Paul a Los Ángeles, donde siguió practicando con él una de las pasiones que le inculcó desde pequeña: el surf.

Además, es una fan incondicional de Justin Bieber y cuando el cantante se enteró de que el actor había fallecido y ella era seguidora suya, no dudó en invitarla a la premiere de su película documental ‘Believe’.

Actualmente es la heredera universal de la fortuna de su padre, aunque, según el testamento, su abuela será la tutora del patrimonio hasta que Meadow cumpla los 18 años. Per no será hasta el próximo mes de febrero cuando se sentencie quién será su tutor/a, que será cuando se celebre la audiencia del testamente oficial de Walker.

Mientras tanto, la adolescente sigue echando mucho de menos a su padre. Tanto que hace unas semanas, coincidiendo con el que hubiera sido el 42 cumpleaños de Paul, Meadow compartió con sus seguidores una foto de cuando era pequeña junto a su padre.