El mediático divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt se ha convertido en el suceso del 2016. Han sido muchos los titulares que se han escrito sobre el divorcio del que era uno de los matrimonios más estables y admirados de Hollywood.

Tras anunciarse la separación, se publicó que Brad Pitt estaba siendo investigado por el FBI por un presunto maltrato hacia sus hijos, pero parece que por fin las cosas se van aclarando y se ha destapado que esto fue solo un rumor que surgió por una llamada anónima.

Aunque de momento se desconocen las condiciones que se han establecido sobre la custodia de sus hijos, Brad por fin ha podido reunirse con ellos. El actor no veía a sus hijos desde que Angelina presentase la demanda de divorcio el pasado 22 de septiembre.

Según publica la revista InTouch, la reunión del intérprete con sus hijos fue supervisada por un representante del Departamento de Infancia y Familia, solo duró 90 minutos y Brad no pudo evitar derramar algunas lágrimas aunque cuando sus hijos entraron en la sala, el actor intentó poner su mejor cara.

En el momento de la despedida, y según revela este citado medio, Zahara y Vivienne comenzaron a llorar por tener que separarse de su padre. Por su parte, Maddox se mostró menos receptivo.