Antonio Banderas y Melanie Griffith son el claro ejemplo de una expareja que se ha convertido en buenos amigos, y es que ambos actores se guardan un cariño inmenso.

Algo, que el exitoso español ha dejado muy patente en una entrevista con el periodista Bilge Ebiri para Vulture, donde ha contado cómo se sintió la primera vez que vio a su ex y cómo pasó sus primeros años en Hollywood. "Entramos en la alfombra roja y vi a una mujer rubia que conocía porque había visto películas de ella, pero en aquel momento no podía recordar su nombre", ha relatado, "Así que le dije a Pedro Almodóvar, '¿Quién es? ¿Quién es? ¿Cómo se llama?'. Pedro dijo, '¡Esa es Melanie Griffith!'. Y yo dije, 'Eso es. Oh, Dios mío'. Seis años después estaba casado con ella".

Y así fue, 6 años después estaban casados y su vida cambió por completo."Una vez conocí a Melanie y nos casamos, nos quedábamos en casa la mayor parte del tiempo porque yo podía entenderla a ella. Pero cuando salíamos fuera, para mí suponía mucho trabajo. Mucho trabajo para tener que hablar, y hablar, y hablar".

Además, Banderas ha reconocido que a pesar de que cada uno ha rehecho su vida, Melanie sigue siendo su familia, y es que es la madre de su hija Stella del Carmen.

"Mi vida era frenética y fascinante si la miro en retrospectiva. Recuerdo esos años como una época muy efervescente y preciosa. Ya no estoy casado con Melanie, pero es mi familia. Ella es probablemente una de mis mejores amigas, sino la mejor. Mi familia está allí: Dakota, la pequeña Stella y Alexander".