Hay muchas celebrities que disfrutan haciendo partícipes a sus seguidores en las redes sociales de su vida privada y familiar, pero ese no es el caso de Anne Hathaway. La actriz siempre ha hecho todo lo posible por mantener su vida personal alejada de los medios y de los comentarios de sus fans, y por eso evita compartir imágenes de su día a día en las redes sociales y limitarse al ámbito profesional.

Pero hace unos meses se saltó esta 'norma' que ella misma se ha impuesto y publicó orgullosa una imagen de su hijo. El pequeño aparecía de espaldas, apoyando las manitas en un sofá mientras miraba la pantalla del ordenador donde se podía ver a su madre dando un discurso en una conferencia organizada por la ONU, a la que acudió como embajadora de buena voluntad de la organización, título que recibió por su labor en la lucha por los derechos de las mujeres, y donde habló sobre el permiso parental remunerado.

Aunque el pequeño, que ha cumplido recientemente un año, no entendía nada de lo que su madre decía, a Anne le gustó la imagen y decidió mostrárselo a sus seguidores, aunque se acabó arrepintiendo. "Nunca he publicado una fotografía de mi hijo y decidí subir una en la que solo se ve la parte de detrás de su cabecita. Nada más hacerlo, habría deseado no haberlo hecho nunca. Sentía que había roto un acuerdo invitando a la gente a mi vida", comentó la actriz en una entrevista. De esta forma, la intérprete aclaró que será la última imagen que veremos de su hijo, Jonathan Rosebanks Schulman, fruto de su amor con Adam Schulman.