Ya ha pasado un mes desde que todos nos enteramos de que Angelina Jolie le había pedido el divorcio a Brad Pitt por "diferencias irreconciliables". Sin embargo, a día de hoy los actores siguen atravesando una de las épocas más tristes de sus vidas, de hecho Angelina sufre ataques de pánico y ansiedad desde entonces.

Según ha informado un amigo de la actriz a la revista Life&Style: "Desde que saliera todo a los medios no come y ha perdido ya más de tres kilos y medio... la familia y amigos están muy preocupados". Y añade: "Ha estado sufriendo ataques de pánico y ansiedad paralizante. No puede estarse quieta y se pasa horas dando vueltas por la casa, sin parar".

Aunque el actor tampoco está en uno de sus mejores momentos, pues está continuamente intentando lavar su imagen pública como padre, como marido y sobre todo como persona. Tanto él como sus allegados han asegurado que ni tiene un problema con el alcohol, ni la marihuana, y que jamás haría daño a su familia.

Mientras tanto, el entorno de la que dio vida a Lara Croft asegura que "está muy frágil. No puede soportar la separación y la idea de que su familia se ha roto para siempre". No obstante, ninguno de los dos puede llegar a un acuerdo en su separación y por ende las cosas seguirán siendo igual de complicadas para ambos, sumergidos en una lucha por conseguir la custodia de sus 6 hijos.

Brad Pitt y Angelina Jolie, en la película 'Frente al mar' | Redes Sociales