Se ha hablado mucho del divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie, una de las parejas más sólidas y queridas de Hollywood se disolvía, y además tenían problemas para el entendimiento. Su divorcio aún sigue en manos de sus abogados, pues ambos reclaman la custodia de sus hijos y aún no han conseguido ponerse de acuerdo.

En unos meses salieron todos los trapos sucios de la pareja, algunos falsos. Como el caso de abuso infantil del que Angelina acusó a Brad. Aunque el FBI pudo demostrar que no era cierto, la actriz sostuvo que Pitt había increpado física y verbalmente a su hijo Maddox. A esto se suman los rumores sobre la posible relación del actor con su compañera de reparto, Marion Cotillard y una larga lista de etcéteras que, con el tiempo, se han demostrado que eran falsos.

Y de nuevo, desatan la polémica. Ahora, su familia se tambalea. Dos de sus seis hijos podrían ser reclamados por sus padres biológicos. Al parecer, hay ciertas irregularidades en los papeles de adopción, y Maddox y Pax podrían volver con su familia de origen. El mayor de la familia Pitt Jolie, Maddox, fue adoptado cuando tenía tan solo siete meses porque sus padres, supuestamente, y según informó el centro de adopción, habían fallecido. Pero parece que no es del todo cierto y que la familia biológica del niño vive actualmente en Camboya. Y un caso parecido es lo que ha sucedido con Pax, el cuarto de los hijos de la expareja, podría ser reclamado por su madre biológica. Ambos han decidido poner el caso en manos de sus abogados. Un escándalo más en el mundo de Brangelina.

Mientras tanto estas navidades las están pasando con su madre, pero han podido ver a su padre algún rato con presencia de un responsable, y han intercambiado algunos regalos y tanto Brad como sus hijos han estado muy cómodos.