Angelina Jolie y Brad Pitt están oficialmente solteros. Aunque todavía no hayan firmado su divorcio, ya no están unidos sentimentalmente después de que un juez dictaminara que su matrimonio ya ha llegado a su fin.

Aun así todavía tienen que rematar algunos importantes flecos para que su separación se haga definitiva, entre ellos, la custodia de sus seis hijos y los 450 millones de dólares que tienen que repartirse.

Pero mientras ese momento llega, Angelina ha decidido que ya no quiere nada que le ligue en esta vida a su exmarido, por lo que ha borrado el último rastro que le une a él: el Pitt de su apellido.

Y es que tras casarse en 2014, Angelina pasó a ser Jolie Pitt, pero tras disolverse su matrimonio, ha querido recuperar su antiguo nombre, tal y como revela el portal The Blast.