Amy Schumer se ha lanzado a la aventura con su nuevo novio, el chef Chris Fischer, con quien lleva saliendo poco más de unos meses y se han dado el 'sí, quiero' en una boda secreta. Desde que comenzaron su relación ha sido muy discretos con su romance hasta que hace unos días, durante la fiesta de cumpleaños de Ellen DeGeneres, publicaron una fotografía besándose lo que confirmaba que estaban juntos. Nadie esperaba que hubiese algo más detrás de esa imagen.

Sin embargo, hace unos días la pareja contrajo matrimonio en una ceremonia íntima a la que asistieron 80 invitados entre los que estaban Jennifer Aniston, Jennifer Lawrence o Jake Gyllenhall. La boda se celebró en una casa alquilada en Malibú donde todo el mundo disfrutó de una relajada boda en la que no faltó el sentido del humor, especialmente en el momento de decir los votos.

Sin embargo, hay quienes han asegurado que la boda ha sido tan repentina porque la humorista estaba embarazada. Algo que le ha ofendido terriblemente como feminista que es, pues casarse sólo por estar embarazada es algo que va en contra de sus principios. Unas acusaciones a las que ha respondido con dureza a través de una nota que ha publicado en sus redes sociales.

"Dos cosas. No, no estoy embarazada. Y no, tampoco necesito regalos, aunque gracias por preguntar. En lugar de eso, por favor considerad la opción de donar a cualquier asociación para luchar contra las armas. He pensado mucho en Mayce y Jillian ayer y quiero mandarle todo mi amor a todos los que alguna vez han sido afectados por este tipo de violencia", ha dicho con evidente cabreo.