Toda la polémica empezó con unas palabras de Jennifer Lawrence hacia Lala Kent en las que le llamaba falsa por ir a las fiestas de sus enemigas íntimas, las Kardashian. Estas palabras desataron la furia de Kent, que escribió tres tuits en los que hacía referencia a la mala racha en taquilla de las últimas películas de Lawrence y donde, además, le dedicaba una serie de insultos y amenazas.

"Será mejor que no te vea en la calle" o "creía que tenía más clase que todo eso", son algunas de las frases que se podían leer en los tuits de Lala Kent, que luego borró de su perfil por recomendación de su representante.